LA NECESIDAD DE LA CRÓNICA TEATRAL

Para superar la tradición oral y seguir elaborando documentos que contribuyan, finalmente, a la historia escrita de los quehaceres teatrales en el Perú es necesario, no sólo, recuperar la Crónica teatral, sino también hacer que rebase las funciones de la simple nota de prensa. Esa es una tarea permanente que asumimos como revista teatral. En esa medida, ofrecemos el dictado de Cursos de Crónica teatral en los niveles básico e intermedio para que esta práctica de escritura de alguna manera se generalice, así como también ofrecemos el servicio de crónica con comentario crítico en la que estamos abocados desde hace una década. Los interesados pueden escribir al correo: elzaori@yahoo.com



Los Editores

Enero del 2012




jueves, 6 de diciembre de 2012

Sobre el Premio Cultura 2012

¿Qué premia Lima en realidad?
Haciendo un esfuerzo ―relativamente fácil― por ver “más allá de lo evidente”, en el caso de la Asociación Cultural “Arenas y esteras” de Villa El Salvador, el Ministerio de Cultura y Petroperú ―en realidad, la Lima oficial― premian dos cosas:

1) Se premia a un grupo limeño y con ello se vuelve a reafirmar la infame frase de A. Valdelomar (1888-1919): “El Perú es Lima, Lima es el Jirón de la Unión, el Jirón de la Unión es el Palais Concert; y el Palais Concert soy yo”.[1]
En ese sentido, alineándonos con la crítica del destituido Christian Wiener no podemos dejar de hacer algunas preguntas incómodas: 
a) ¿Es que para los Jurados Beatriz Merino, Víctor Vich, Olga Shimasaki, Felipe Portocarrero, Fabiola León Velarde, Brijaldo Orbegozo y Roxana Villanueva fuera de esa Lima (oficial y oficiosa)― no hay agrupación alguna que se merezca el premio?, e incluso ¿dentro de esa otra Lima no oficial ni mucho menos oficiosa no hay agrupación alguna que se merezca el premio?; b) ¿es que nada se puede hacer contra “el mal endémico en el país (que) es el amiguismo” que propicia y mantiene un manejo burocrático-institucional que se expresa en que “Los concursos y los dineros […] se repartía […] entre los mismos, el mismo círculo”, tal como lo denuncia C. Wiener?; c) ¿sería necesario investigar qué amigos de “Arenas y Esteras” propusieron a éstos a los amigos que tenían entre los jurados?, ya que ¿estamos reeditando ―en la realidad― una nueva versión de aquél personajillo que se hacía llamar el “Dr. Chantada” en aquel sketch cómico de “Risas y Salsa” de los años ‘80s?

2) Se premia la cundería limeña[2], es decir, la viveza, la maña, el “atraso”, el “todo vale”. Nos resulta patético el Premio logrado por “Arenas y esteras”: Premio Nacional de Cultura 2012 en la categoría “Buenas prácticas culturales”. Que una agrupación que sin escrúpulo alguno fraguó en octubre del año pasado una “licitación” que ya había conseguido por debajo de la mesa [Cf. denuncia de Cirqueando: mensaje nº 59219 de peruteatro yahoogroup] termine adjudicándose el premio “Buenas prácticas culturales” nos suena a cachita y a “joda”, pero no nos sorprende en absoluto.
Y decimos bien, porque debajo de todo esto hay tres cuestiones de fondo, a saber: a) En lo que queda de la otrora “izquierda”, ya no hay ética (socialista), ahora hay pragmatismo comodón y pillería que “pasa piola” con un discurso retórico y ecléctico; b) aún el “estado” (peruano) se sigue articulando “con una pequeña ayuda de mis amigos” y no con políticas culturales integrales y sobre todo nacionales; y, c) hace poco fueron los tres vivazos del Programa Cultura Viva Comunitaria: Temoche (“Yawar”), Maraví (“Waytay”) y Rodríguez (“La Gran Marcha de los Muñecones”), ahora es “Arenas y Esteras”, mañana será otra agrupación: coincidimos con Wiener en que el mal endémico es ese amiguismo que es expresión, finalmente, de la supervivencia de un rezago: el patrimonialismo feudal[3]

Por último, queremos dejar en claro que no esperamos ni queremos nada de la administración de Peirano, así como en su momento no esperamos ni le pedimos nada tampoco a la administración de nuestra prima (lejana) Susana Baca y así como no esperaremos ni pediremos nada al que le suceda a Peirano: ¡estamos por el camino independiente y alternativo, con todo el costo social y personal que eso implica!

Lima, diciembre 06 de 2012
Juan Ayala – Aurelio Miní
Editores
Revista El Zahorí





[2] Fernando Montenegro en su diccionario Quimba, fa, malambo, ñeque, Afronegrismos en el Perú señala la propia descripción que Clemente Palma hace sobre el cunda criollo o limeño:
Hombre vivo, despierto, ingenioso y rápido para cambiar procedimientos y mañas que sirvan a sus intereses y desenvolverlos con astucia y sin escrúpulos, valiéndose de la adulación, la insidia, la exitación(sic) y la explotación de los lados flacos de la persona, a fin de conducirlo a donde uno desea.
Las cunderías son todas las artimañas más o menos ingeniosas empleadas para envolver con ellas no solo a los candorosos sino aun a los avisados (Corrales, Juan Apapaucio. 1938 (Seudónimo de Clemente Palma). Crónicas Político Doméstico-Taurinas, Lima, Compañía de Impresiones y Publicidad)
(Ob. cit., p. 93-94)

[3]El Estado Patrimonial significa que cada individuo que ocupa un cargo político utiliza los recursos que le da el Estado para beneficio propio y de su familia o grupo de allegados. Esto en el Perú es algo que sigue siendo moneda corriente.

http://marcayuq.wordpress.com/2006/12/29/el-estado-patrimonial-no-estaba-muerto-siempre-estuvo-de-parranda/ ;

Cf. Edwin Tapia Frontanilla. El Estado como supervivencia del patrimonialismo feudal

http://www.opinion.com.bo/opinion/articulos/2011/0424/noticias.php?id=8659 ;

Fernando de Trazegnies Granda. ESPÍRITU DE MODERNIDAD Y SUPERVIVENCIAS FEUDALES EN LA CONQUISTA ESPAÑOLA DE AMÉRICA
Estando ya en la “cuenta regresiva” para una celebración previsiblemente “apoteósica” del “Bicentenario de la Independencia”, habría que dejar de lado nuestra autocomplacencia habitual y reemplazarla por un sano escepticismo que nos permita hacernos preguntas mucho más pertinentes como ¿qué tan “modernos” somos? o si, en último término, ¿somos ―en general― “modernos”? (Aurelio Miní)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Leeremos tu comentario y si vale la pena lo publicaremos.